volver al listado

Candelario

Pablo Hernández García

La villa de Candelario se escalona en la ladera de la sierra de su mismo nombre, lo que hace inevitable que su entramado callejero sea complicado, con las calles principales en el sentido de la pendiente y las calles y callejas secundarias transversales a las anteriores. Esta falta de horizontalidad confiere a sus rincones un sabor y una estética especial y, en consecuencia, el paseo por el interior de su casco urbano es cansado, pero siempre relajante y placentero.

Esta estética tan especial y el hecho de ser uno de los núcleos mejor conservados de la provincia, le mereció la declaración en 1975 de Conjunto Histórico-Artístico. Sus callejas estrechas y empedradas son recorridas por sus conocidas regaderas (canales de agua cristalina recogida de las nieves de su sierra ) con curvas y recovecos que sorprenden al visitante que se adentra en ellas. 

No te pierdas lo más destacado...
_
info iconInformación práctica
guia iconAudio guía
guia iconAudio guide
Pablo Hernández García
Alcalde de Candelario
Trazo,  lector,  con  sosiego  y  holgura  estas  líneas  en  un lugar  de mi  Castilla rayana  a Extremadura, de esos terminales de ir, quedarse  y volver y no de ir, pasarse y seguir. En uno de esos que son como remansos de espacio, de tiempo y de pensamiento,  que  convidan  a  ver más  que  a discurrir.   

Permitidme, amigos, que tome en este saludo que a modo de invitación os dirijo, las primeras palabras prestadas de uno de nuestros más grandes intelectuales, Miguel de Unamuno, que bien conoció y gozó de Candelario y sus gentes. A la hora de presentaros mi pueblo ¿qué mejor calificativo que decir, como don Miguel dijo, que es de venir para quedarse?

¿Cómo no ponderar lo propio como lo más bello y hermoso?, preguntareis, y con tino. Van, pues, mis palabras mediatizadas por los afectos, que todo lo envuelven haciendo más agradable la vista aún de lo grosero, lo confieso. Pero, tal vez por ello mismo, os invito a gozar de mi pueblo y sus gentes, y que sea vuestra opinión, la de cada cual, la que desvele el enigma. 

Coritos nos llaman, que, según se mire, significa diversas cosas. Una de ellas, tan sesuda como la de la Real Academia de la Lengua, viene a decir que es desnudo el corito. Y, bien pensado, tal vez sea el calificativo que mejor cuadre a este pueblo y su gente. 

Corita veréis su alma, sin disimulos ni tapujos, pues nos preciamos de mostrar lo que somos con franqueza y sin doblez.

Corita encontraréis su mirada, sin sombras, espectros ni veladuras que disimulen lo que en su corazón anida.

Corita admiraréis la naturaleza entera, abierta como en canal a vosotros en todo su esplendor para quien quiera hacerse una con ella, como los coritos lo somos y la llevamos en lo más profundo de nosotros.

Corita y limpia el agua, santo y seña de nuestra misma esencia, siempre viva en su eterno flujo, la más genuina y hermosa metáfora de la vida.

Se aprende a vivir viviendo, enseñó el mismo maestro del que he tomado prestadas las primeras palabras de esta invitación que aquí vengo a haceros. Ven, desde donde escuches este convite, a gozar de este remanso de espacio, tiempo y pensamiento que se acurruca en este rinconcito de nuestra tierra, para hacerla tuya. Ven, amigo, a vivir con nosotros. A ser, con los coritos, uno más. ¡Nada menos!

Candelario
Probadura de chichas del cerdo ibérico
disponible online
Nueva Guía Oficial
Consigue aquí la Guía Oficial de Los Pueblos más Bonitos de España
Guía Oficial Los Pueblos más Bonitos de España
organiza tus rutas
Village Card
Bájate la app y descubre la nueva manera de viajar a tus pueblos favoritos por geolocalización
¿Quieres saber más ventajas?

LO AUTÉNTICO ESTÁ MAS CERCA DE LO QUE CREES

¡No te pierdas nada!

Suscríbete a nuestra newsletter y disfruta de las fiestas y eventos de los pueblos con más encanto

Asociación los Pueblos más Bonitos de España

34 937133366 - [email protected]

Los Pueblos más Bonitos de España © 2022
Todos los derechos reservados